jueves, septiembre 07, 2006

Otra vez el día de los muertos.


Leo en los libros la muerte. La leo como si fuera la mía. Las mascaras, los trajes de lentejuelas pálidas. Los panderos suenan y los tambores laten. La muerte está aca, a mi izquierda. Mi muerte, aquel niño indio que vi hace unos años en la penumbra de mi cuarto. El niño muerte sorve agua de un charco, mastica un trozo de carne. Muerte está mirando dentro de mis sueños y sabe que hoy no es el día, que se viene mas adelante. Muerte está cuidando de mi. Muerte mira a un gato y lo espanta. Todo termina cuando se ríe a carcajadas y se desvanece. Nos vemos, niño muerte. El niño me mira y sonríe otra vez.

4 comentarios:

chuky dijo...

La muerte nos cuida, hasta que un dia decide no hacerlo mas y nos lleva, me gusta ese concepto.
adios

guido dijo...

Como dice Cazuza: "Eu vi a cara da morte e ela estava viva".
No se portugues pero dice algo asi como que vio la cara de la muerte y estaba viva, no?
Saludos

chanseaud dijo...

claro.

Javi, te dejé un comentario en LA CALMA.

Salú.

Romina Berenice Canet dijo...

un poema de mi amiga Magalí Garcea dice...
Noches en que te entregas
y la muerte te devuelve.

Abrazo desde el insomnio