martes, junio 13, 2006

Gris.


Hoy es un día gris, gris para los que salen por la noche a respirar el aire menos viciado del día. Gris están los ojos del que se levanta a mitad de la noche ahogado por una pesadilla y al encontrarse despierto se ríe, se ríe porque ya no tiene miedo porque los que están grises de ojos, y de alma se encuentran mejor que el resto porque se ríen porque juegan como niños, porque los volvió grises la melancolía de tener que dormir para seguir viviendo, los dejó grises el pasado extraño y el futuro incierto. Pero ¿es tan malo estar gris? Grises son las nubes de tormenta y en ese color se encuentra su poder esa explosión que solo tienen las cosas grises, grises son las barbas de los hechiceros, y en ese profundo color se encuentra el marco de su fuerza interna. De que color son los ojos del que nos mira de halla arriba… me resulta confuso encontrar en ese neutro color la explicación de tantas cosas, en el campo a la tarde, justo antes de ponerse rosa o naranja el cielo en el ocaso, el ambiente completo se tiñe de un gris pálido de irrespirable belleza. Grises son los sueños, grises las manos del abuelo. Entonces quienes son los grises, los que vuelan, los que corren por las plazas vestidos en mascara de Lobo. Grises son los sueños, son los sueños… despiertos están los grises a la hora de las almas. A la hora de los alcoholes mas potentes. Así que cuando tengan días grises aprovéchenlos que solo en días grises es cuando aparecen en el lago los espíritus de viejas bestias. Sean grises.

2 comentarios:

guido dijo...

Javo: grosos dibujos ¡¡¡¡¡
pasate por vientodellugar.blogspot.com
nos vemos...
Guido.. Tu primo, el de siempre

May dijo...

Hoy a la mañana te lo dije nene, insisto, esto de tu gris es un hallazgo
“…la melancolia de tener que dormir para seguir viviendo…” “… grises las manos del abuelo…”
Gracias Javi, muy muy hermosas tus palabras.
May