viernes, junio 18, 2010

Ayer casi me autodestruyo contra un fiat.


Ayer vi pasar mi vida (no mentira) mi pié por el interior de una optica de un Fiat 1. La cosa es, mas o menos así, iva con mia migo marty volviendo en bici después del futbol en el microestadio de la plaza de OLBER (Así llamamos a la plaza en frente de lo de naza en la calle Holmberg), veniamos charlando en dos bicicletas, una bicimoto de marty y mi antigua y vienaventurada bicileta clásica barrial playera negra despintada y recauchutada con partes de otra (porque me gusta nomás). El quid de la cuestión es que se nos engancharon los manubrios de las bicis uno con otro y quedaron mamadas como dos perros g...chando! De repente se soltaron y yo salí disparadoa a toda velocidad sobre ruedas hacia la parte trasera de un fiat estacionado. Como la bici frena a contrapedal, tuve que elegir entre frenar y perder la gamba que ya iba directo a quebrarse tibia y perone contra la optica tracera del auto estacionado. Y elegí nomás no frenar y usar mi gran pierna de freno de pata contra el auto, con tan mala suerte que la clave justo en la optica. Quede adolorido, un poco exitado por la adrenalina y un poco sorprendido de la capacidad de acción de mi cuerpo mas allá de lo que yo decida (o sea tomó varias decisiones por si sólo). Así que acá estoy con una pierna sana dentro de todo, con el cuerpo listo para mas. Pero con un agujero en el alma porque, entre el golpe que me dí, el que me podría haber dado y el cagazo que tuve en ese momento. No tuve la presteza de presentarme con el dueño del pobre Fiat 1 para compensar la rotura.

Ahh! Y creo que lo que me salvo, además de la maniobra salida den interior de mi instinto, fue la rueda delantera de mi bici, que está totalmente doblada y así solita esquiva cada tanto un pozo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Javi!!! Te llegabas a chocar con ese Fiat y yo me moría, los escasos segundos que transcurrieron desde que te empezáste a tambalear con la bici hasta pusiste la pata, fueron horas para mi. Llegué a imaginar el Hospital, tu pierna rota, Fiat 1 abollado, etc. Cada segundo fue (no se como se mide) 1 tonelada de adrenalinda!!!
Le agradezco a tu pierna "poste de luz" por evitar la catástrofe.

Saludo del acompañante casi suicida,

Marty

Javier Delfino (javoc) dijo...

Groso marty, la vivi! jaja! fuen un momento que podría haber terminado en una larga noche de hospital. Salud!

Anónimo dijo...

AHORA TE PUEDO CORRER UNA CARRERA A PIE. toti spi

Hore dijo...

jajajaajaj son cosas que pasa por eso no ando en vici :p
muy expresivos los laburetes
un abraso
http://hector-hore-artifex.blogspot.com/

naza dijo...

La verdad es que no vi ninguna cicatriz, y tu compañero de aventuras es poco de fiar (lo vi hablando con un ficus hora, hora y media en una fiesta) pero lo que si es que justo al otro día me compraron un faro trasero de Fiat 1 jajajajajajaja

Maxi Cabrini dijo...

Regrese al Blog javo.

al paso.

abrazo fuerte

Carolina Gallucci dijo...

La verdad Javo que la sacaste con muy buena suerte.
Cada linea que te iba leyendo recordé el frenado justo a tiempo que dí este sábado, si no fuera que a la bici la mande a ponerla en linea, seguramente quedaba estampada contra un divino auto azul en la esquina de Gorriti y J.B.Justo porque un autitus me ha encerrado.
Y porque los automovilista se creen dueños de la calle y doblan cuando la luz ya no les corresponde??

Un Abrazo!