viernes, abril 04, 2008

Madera.


El olor definido del pino, del algarrobo, de la pinotea.
Los ojos secos de lijar y las manos agrietadas.
El corazón al ritmo de los árboles.
El cerebro en las montañas siempre. El ruido del trabajo fino. Y el silencio gris de la nieve afuera.

6 comentarios:

Pablo dijo...

Muy bueno el dibujo Javoc! y muy bueno lo que escribiste tambien!
Es un enano de jardin?

Mayra Gallucci dijo...

esos ojos me hacen acordar a mi abuelo. un beso. galoch

pelenbal dijo...

Che, como va todo?, hacia mucho que no entraba a los blogs, pasate por el mio, lo volvi a empezar, con el Renacimiento Baltista, jajaj,
un beso y una abrazo

calientapiés dijo...

tanto movimiento y un solo verbo.
javi, un día más, qué lindo!

se viene la cena, agendá.

beso grande!

franco dijo...

conoci un carpintero uruguayo asi, un viejo con el lapiz de carpintero adosado a la mano llena de surcos. Don Elias. Se murio en la carpinteria como a los 85 años mitad por aspirar aserrin y mitad por cigarrillo . Yo creo que empezo a ser de madera de adentro para afuera. Y lo creyeron muerto.
Muy buen dibujo javeta

Polaco dijo...

hola